miércoles, 31 de enero de 2018

Dmytro Korchynsky; More Steel In Eyes!

More steel in eyes! More fire in hearts! Straighten your shoulders and walk in such a way that one can see from your back that a prince but not a manager is going. This is all that is required for success. Personal and national.

All election programs are just nothing. They will not help the people with lifeless eyes. We are the descendants of insurgents. Our children will be fighters, princes and leaders but not brokers.

The fact that one quarter of the nation is ready to vote for the book-keeper with habits of the waiter testifies to the depth of moral degradation. Jews elect prime-ministers from the former terrorists or former employees of special military unit. Americans vote for presidents who promise to keep world domination of America by all means. And we want to have a plushy unhappy little president. The one who will not offend us.

We are the Christians who have forgotten that Christianity is fatal for weak nerves. Our religion has given birth to a great variety of saints. They were very different people. However, all of them were the people as foolhardy as kamikaze. Haven't you known that the Eucharist is medicine for treating fear? Even apostles were violent guys. They were our people. Still even the better. They practiced full refusal. Objections. Neither compromises with authority.

Apostle Peter - crucified in Rome head first.  Apostle Andrey - crucified on a slanting cross.  Apostle Jacob (Senior) - decapitated. Apostle Jacob (Junior) - thrown down from the Jerusalem Temple. He was broken to death.  Apostle Judas - cooked in boiling oil.  Apostle Phillip - crucified head first. Apostle Bartholomew - flayed alive. Apostle Matthew - flayed. Apostle Thomas - killed by an arrow during a pray.  Apostle Simon (zealot) - crucified.  Apostle John - the only who has died a natural death. In a prison.

This should be learned and repeated. As a pray. Every day. And to envy such death.

And you thought that the Christianity is about a peace of mind? Such is our tradition. That we betray each time when we are afraid to rise on strike, when we allow foreign officials to teach us, when we vote for pale wishywashy persons, when we leave our Transdniestrian Ukrainians to the mercy of fate, when we cease to cry for the lost nuclear weapons and to long for the future greatness.

Children should be taught not to survive but to win. Ukraine stands at the beginning of its history, whereas other nations finish their history as a whole. God looks at us. Is this not enough for feats?

By Dmytro Korchynsky.


Fount: Bratstvo-Info.com

Tierra Umbra, Altas Montañas.

Oscura es esta tierra,
tortuosas sus Altas Montañas,
sobre ellas un eclipse solar,
que el día alumbra en umbra.

Niebla densa la adorna,
amado terruño escarpado,
de Vera-Cruz orgullo,
del pueblo honra.

Dios nuestra tierra protege,
la Santa Virgen cubre con su manto el cielo diurno,
a los ojos de tus hijos se hace nocturno,
donde muerte y vida eterna converge.

Divergente cuna del Sol Negro omnipresente,
noches hélidas de luna llena
frío penetrante,
ningún eco resuena
lluvia constante,
en la región del silencio.


Por José Antonio Rodríguez-Gómez.

Poema dedicado a la Región de las Altas Montañas.

viernes, 5 de enero de 2018

El Monstruo de la Laguna Verde.

Laguna Verde es un titán en la generación de electricidad. ¿Es también una bestia de mil cabezas que amenaza nuestra seguridad?

Las playas cercanas al poblado de Palma Sola figuran entre los paraísos Veracruzanos que promueve el gobierno estatal. “Se puede pescar, nadar, acampar”, dice el sitio oficial. La abundante vegetación ribereña de ríos y esteros hace difícil pensar que sean vecinos de una planta nuclear. La Central Nucleoeléctrica Laguna Verde se encuentra a mitad de camino entre Ciudad Cardel y Poza Rica. Forma parte del paisaje y de la vida cotidiana de los habitantes de estas comunidades. La prensa local ha consignado las solicitudes de las autoridades de los municipios aledaños a esta zona para revisar la seguridad de la planta. Miguel Méndez, agente municipal de Palma Sola, comenta que a pesar de las campañas de información que cada año organiza la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la queja más constante es la falta de caminos adecuados que faciliten una eventual evacuación de emergencia.

El rechazo a la nucleoeléctrica se dio desde su gestación, en 1966, durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, quien fue “particularmente benéfico” para el proyecto nuclear, según se cuenta en el libro “Contracorriente: La Historia de la Energía Nuclear en México”. Tomó 10 años elegir el lugar para la construcción de la central y finalmente se aprobó un sitio junto a una laguna que le cedió su nombre. Había opciones cercanas al Distrito Federal que pretendían atender la demanda energética de la Ciudad de México, como Valle de Bravo en el Estado de México o Jojutla en Morelos, pero se descartaron por la dificultad para trasportar equipo pesado. Todas las opciones ofrecían abundante suministro de agua, requisito indispensable para la operación y el enfriamiento del reactor. “Laguna Verde se escogió por tres factores: la cercanía de la red eléctrica, las características físicas del sitio y la disponibilidad de agua de enfriamiento”, explica Juan Eibenschutz, titular de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas (CNSNS).

La inversión fue de 3 mil 500 millones de dólares. El primer reactor estuvo listo en 1990 y en julio se conectó a la red eléctrica. El segundo terminó de colocarse cinco años después y entró en operación en abril de 1995. Tardaron 14 años en la construcción, tiempo estimado para este tipo de instalaciones. El primer colado de la obra se realizó en 1976. Se hizo una cimentación de 16 metros de profundidad sobre un superficie de 40 metros de piedra volcánica para anular riesgos sísmicos; además para cada reactor se construyeron dos edificios de contención, uno dentro de otro, cuyas paredes de concreto son de 1.5 metros de espesor cada uno, por lo que en caso de sobrecalentamiento descontrolado, la explosión quedaría encerrada en este doble sistema de contención.

Todas esas medidas de seguridad fueron previstas desde los años 70. Ahora la reciente crisis nuclear en Japón obliga a revisitar la nucleoeléctrica mexicana, pues los reactores de Laguna Verde son del mismo tipo que ocupaban en la central de Fukushima y resultaron severamente afectados por el tsunami registrado el pasado 11 de marzo. En México, los ingenieros contemplaron estudios para asegurar que la zona estuviera exenta de tsunamis; el oleaje máximo esperado en la zona es de 3.5 metros de altura, por lo que emplazaron la instalación a 10 metros del nivel del mar. Los japoneses estaban preparados para sismos de 8.4 grados, pero ese día tuvieron un temblor de 9 grados. Preveían olas de 5.7 metros de altura, pero ese día fueron de 10 y 14 metros.

Los reactores japoneses afectados tenían entre 34 y 40 años de operación, pero la vida útil de esa tecnología supera los 50 años. En México, la unidad 1 está por cumplir 20 años operando y la unidad 2 ya cumplió 15; alineadas con la tendencia mundial, ambas fueron sometidas a un proceso de repotenciación que extenderá su operación a 2050 para la primera y al 2055 para la segunda. La posibilidad de accidentes con alto impacto ambiental y la gestión de desperdicios nucleares son los principales argumentos de los activistas anti-nucleares. Lo ocurrido en Fukushima resucitó esos temores.

Bañarse en Laguna Verde.

Camino a la playa, le pregunto un niño si no es peligroso bañarse ahí, estando tan cerca de la nuclear. “Por eso aquí no pagamos luz”, responde. Desde hace cuatro años, 2 mil 500 casas domiciliadas en la zona no pagan a la CFE el servicio de suministro eléctrico. “No queremos luz regalada sino pago justo”, revira Norberto Márquez, dirigente de la asociación Ciudadanos Costeros Unidos (CCU). Dice que se negó a pagar el servicio, luego de que durante dos meses consecutivos le llegaron recibos por 7 mil pesos cada uno.

“Cuando Laguna Verde se instaló prometió trabajo, subsidio eléctrico y rutas adecuadas de evacuación. Nada ha cumplido”, argumenta Márquez, cuyos abuelos fundaron Palma Sola, en 1902. Es pescador y herrero. Acepta que no hay estadísticas sobre la incidencia de la radiactividad en la salud de los pobladores, pero asegura que el pescado que sale de estas aguas y se vende en el Puerto de Vera Cruz es de la mejor calidad. Oponerse a Laguna Verde sería oponerse al progreso, dice, el problema es que ese progreso no ha llegado a los casi 21 mil habitantes de las comunidades vecinas a la planta.

Tras la emergencia nuclear en Japón, en el municipio vecino Vega de Alatorre, la alcaldesa Leticia Rodríguez alertó sobre la existencia de 90 casos de personas afectadas con diferentes tipos de cáncer, cuadriplejia y otras malformaciones posiblemente relacionados con radiación, por lo que la Secretaría de Salud estatal realiza estudios epidemiológicos para determinar la incidencia y el origen de estas enfermedades. De acuerdo con información de la CFE, las centrales nucleoeléctricas están diseñadas para que durante su operación normal originen radiaciones de 5 milirem al año, lo que equivale al mismo nivel de radiación de un televisor. El mayor nivel de radiación que reciben los seres humanos proviene de fuentes naturales; de hecho, con o sin planta nuclear, en la zona de Palma Sola, hay un nivel de radiación de 83 mren al año. En la Ciudad de México la exposición es de 150 mrem.

Palma Sola es el poblado más cercano a la planta. Aquí, aparentemente, no se han registrado afectaciones en la salud, de acuerdo con la agencia municipal, pero la gente tiene sus dudas. Entre la desinformación y la falta de estudios concretos, atribuyen a la radiación tanto los casos de VIH como los de cáncer. Convencido de la seguridad de la nucleoeléctrica, Miguel Alemán ha sido el único gobernador que ha nadado en las playas cercanas a Laguna Verde. A pregunta expresa de si nadaría en esas playas, el gobernador Javier Duarte, respondió que no. En cambio, el comisionado Eibenschutz confía plenamente en sus informes. “Definitivamente, sí”, contesta. La razón es simple, explica, el agua que se toma del mar no se devuelve.

Para decirlo fácil, una nucleoeléctrica es un especie de olla gigantesca para calentar agua y aprovechar el vapor que se produce para mover turbinas que generarán energía eléctrica. Las termoeléctricas funcionan bajo el mismo principio, pero las diferencia es que las primeras usan reacciones nucleares para generar calor y las segundas usan carbón, combustóleo, gas o diesel. Laguna Verde procesa agua dulce de los ríos y lagos cercanos para obtener el agua de alta pureza que se introducirá al proceso de generación de energía, entra a un circuito cerrado que tiene el doble propósito de enfriamiento a los reactores y la generación de vapor. Luego de que ese vapor pasa por las turbinas se depositará en un condensador para volver a su forma líquida y reutilizarse en ese circuito cerrado. Cuando el agua se utiliza en un proceso nuclear, el hidrógeno se separa del oxígeno y se desprenden isótopos de baja radiactividad. El agua de mar solamente se utiliza para enfriar esos condensadores; se toma del Golfo y se desplaza por un canal de 1.7 kilómetros, enfría los condensadores y pasa por una fase de enfriamiento antes de regresar nuevamente al mar. Nunca tiene contacto con el reactor.

Aires de Otros Tiempos.

Actualmente, la planta cuenta con el nivel 2 en la escala de excelencia de la Organización Mundial de Operadores Nucleares (WANO, por sus siglas en inglés). Esta es la calificación más alta que se otorga a plantas fuera de Estados Unidos. Sin embargo, el accidente nuclear en Japón abrió los cuestionamientos sobre la confiabilidad de estas revisiones ante una contingencia natural de dimensiones extremas, pues WANO ha enfatizado que la operación de la central en Fukushima estaba apegada a los más altos niveles de seguridad. En el caso de Laguna Verde, ha trabajado en la última década para superar deficiencias. En otros tiempos, las denuncias sobre el manejo inadecuado de sus desechos, puso a sus operadores en la mira.

El físico Bernardo Salas, quien trabajó durante 13 años en Laguna Verde e incluso fue responsable de cuatro laboratorios en el área de protección radiológica, cuenta que, en una ocasión, previo a participar en un congreso sobre desechos radioactivos, anotó que la basura de bajo nivel era quemada. “Al presentarlo a mi jefe, me pidió que ni siquiera comentara que teníamos un incinerador”, recuerda quien actualmente es docente en la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Salas trabajaba en los laboratorios cercanos a la planta y se refería a desechos como overoles, zapatos, madera o cartón que usaban los mecánicos y los eléctricos; a pesar de los años de experiencia, desconocía cuál era el protocolo adecuado para este tipo de residuos. “Mi función era analizar muestras de agua del reactor y de diferentes componentes”, comenta quien se dice a favor de la energía nuclear con fines pacíficos, pero es crítico de los manejos administrativos de la nucleoeléctrica mexicana.

En una planta nuclear, los desechos de mediana y baja exposición radiactiva deben comprimirse y colocarse en recipientes de acero que se almacenan hasta que decae su actividad. Los desechos de alta exposición o de gran actividad radiactiva, como las varillas del combustible agotado, se almacenan en albercas para menguar su actividad. En 18 meses, su potencia puede disminuir en 90%. Laguna Verde tiene capacidad para almacenar desechos generados durante 30 años de operación; tiene 21 años.

Salas asegura que los desechos de alto nivel de la central sí se almacenaban bajo las medidas más estrictas de seguridad; sin embargo, su queja llamó la atención de los ambientalistas.

Hace 11 años, Greenpeace denunció la falta de “cultura en seguridad” entre el personal de Laguna Verde, basándose en un informe de WANO. “19 de febrero de 1999. LV2 entra en una región peligrosa de radiactividad al estar funcionando a 100% de la potencia, debido a que una bomba de recirculación baja de velocidad por la falla de una tarjeta de circuito. En esta situación debió pararse el reactor, de acuerdo con los procedimientos, pero los operadores no lo hicieron”, se lee en el informe que elaboraron 18 visitadores de esa asociación de operadores nucleares, quienes dedicaron dos meses a revisar los procedimientos de operación de la nucleoeléctrica.

“Laguna Verde no ha tenido problemas serios”, señala Rubén Dorantes, investigador de la UAM Azcapotzalco. “Pero la experiencia de Japón nos invita a pensar que en México debemos cerrarla para evitar cualquier posible problema… que no sabemos ni cuándo ni cómo se pueda presentar”.

“Tengo colegas físicos de excelente calidad trabajando ahí. El problema son los accidentes y es ahí donde vemos que la energía nuclear representa altísimos riesgos”, remata.

Ángel o Demonio.

Cada semana, el centro de información de la planta recibe desde niños de las primarias de la zona hasta estudiantes de ingeniería de todo el país. Hacen un recorrido por un pequeño museo interactivo y les entregan el cuadernillo de texto “Del Fuego a la Energía Nuclear” de la CFE. La central es considerada como una “instalación industrial de máxima seguridad”. Cuenta con guardias del ejército en sus inmediaciones y dentro de la planta el personal de seguridad es estilo militar.

“No me gusta el mundo que se genera con la energía nuclear”, lanza la consultora en sustentabilidad Tania Mijares. Explica que si bien la producción de electricidad es un uso pacífico de la energía nuclear, la posibilidad de que desechos de esos procesos como el plutonio puedan destinarse a fines bélicos o la militarización misma de las plantas es un contexto que le desagrada.

“La mejor solución sería tener una mezcla perfecta entre energías renovables y poder soportar las intermitencias de éstas con nucleoeléctricas o turbogas, pero qué tanto estás dispuesto a jugártela con una planta nuclear tan sólo por tener un porcentaje de energía asegurada”, dice. La energía nuclear se presentó en sociedad con las bombas de Hiroshima y Nagasaki; ha tenido que cargar con ese estigma, a pesar de las aplicaciones positivas que tiene en medicina y agricultura.

Hay que poner la energía nuclear en contexto, comenta el investigador Dorantes. En los años 50, países como Francia, Japón y Corea apostaron al desarrollo nuclear ante la falta de recursos petroleros. En ese momento fue la manera de consolidarse industrialmente sin depender de otros países. México puede impulsar otro tipo de fuentes energéticas, en vez de apoyar a la industria nuclear que implica depender tecnológicamente de Estados Unidos, dice el académico de la UAM Azcapotzalco.

El físico Gerardo Herrera, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), apunta que los mayores índices de contaminación radiactiva registrados en los últimos 50 años fueron consecuencia de ensayos nucleares con fines bélicos. Incluso el principal objetivo de la central de Chernóbil, en la Unión Soviética, era producir plutonio, más que electricidad. “Si Fukushima tiene algún problema, sería la primera vez en la historia de la humanidad que habría contaminación por producir electricidad”, señala Herrera.

Hoy, 20% de la electricidad mundial proviene de energía nuclear. Hay 441 reactores en operación, 433 si se descuentan los ocho japoneses afectados por el tsunami. Francia es el país más dependiente de este tipo de energía, con 80% de su electricidad generada de esta manera, pero el mayor productor del mundo es Estados Unidos.

La instalación de nuevas centrales para México está considerado en el Plan Nuclear Nacional 2009-2024, según ha señalado Ricardo Córdoba, subgerente de Seguridad Nuclear de la CFE. De hecho, las instalaciones en Laguna Verde tienen capacidad para albergar hasta tres reactores más; aunque también se estudian otros sitios en Tamaulipas y Sonora.

El Coco de Palma Sola.

Si explota Laguna Verde hacia dónde hay que correr. “Hacia allá”, contesta una niña señalando en dirección contraria a la planta. La CFE, sin embargo, enfatiza que una “explosión” es prácticamente imposible, pues la máxima situación de emergencia es el sobrecalentamiento del reactor; en esa situación, aún cuando los sistemas de emergencia de enfriamiento resultaran deshabilitados como ocurrió en Fukushima, aún en ese caso, en el protocolo de emergencias de la central mexicana están previstas otras fuentes de suministro de agua de las que se puede echar mano para enfriar los reactores.

En septiembre de 2010, los reactores se apagaron como medida de seguridad ante el paso del huracán Karl con vientos de 195 km./h. Las autoridades aseguran que las instalaciones soportarían vientos de hasta 250 km./hr. Respecto a que México es atravesado por un eje volcánico, se argumenta que es en el Pacífico donde el índice de sismicidad es muy alto, es por eso que en su momento se descartaron opciones como Guerrero para construir ahí la nuclear; en cambio, el Golfo carece de fallas activas.

En Vera-Cruz se localizan Cofre de Perote que es un volcán extinto, pues su último evento eruptivo fue hace 200,000 años y el Pico de Orizaba que tiene posibilidades de hacer erupción, pero se encuentra a poco más de 250 km. de la planta.

Benjamín Torres, líder del Plan Sectorial de Energía de la consultora Baker & McKenzie, explica que el accidente en Fukushima ha conducido a replantear y moderar los argumentos a favor de la energía nuclear, sin embargo, desde su punto de vista esta tecnología sigue siendo una opción viable para obtener electricidad de manera estable y hacer frente a la elevada demanda energética.

El tema es polémico, reconoce. Él mismo, defensor de la energía nuclear, confiesa que no viviría cerca de una nucleoeléctrica; pero insiste en que deben plantearse esquemas en los que la generación nuclear de energía conviva con opciones de fuentes renovables como granjas eólicas o plantas solares.

Actualmente, Laguna Verde aporta 4% de la electricidad del país. Este año, se concluyeron la renovación de equipo para aumentar su potencia en 20%, aunque el anuncio de la repotenciación se hizo desde 2008, pasó desapercibido. Ahora, el fantasma japonés ha obligado a las autoridades mexicanas a hablar del tema.

Incluso con el paso del huracán Karl fue suficiente saber que apagarían los reactores como medida de seguridad. Siete meses después, los vientos asiáticos llevaron a un grupo de senadores y funcionarios a verificar la situación de seguridad en la planta.

Seguridad que se diseña para los peores escenarios previsto. Aunque a veces la imaginación queda corta. En Fukushima, los operadores japoneses apagaron los reactores, ante la intensidad del temblor, pero éstos todavía no se habían enfriado cuando recibieron la embestida del tsunami que inundó el sistema de seguridad de refrigeración.

Al tomar la carretera federal 180, rumbo a Palma Sola, cuando a la distancia ya se distinguen las moles contendoras de los reactores de Laguna Verde, resulta peculiar que el camino esté flanqueado por robles tupidos de flores de color rosa pálido. No son sakura, los emblemáticos cerezos japoneses. Son simplemente, quizá, un curioso recordatorio de la naturaleza.

Por Delia Angélica Ortiz T.


"Juega con un miedo básico que las personas tienen respecto a lo que podría estar bajo la superficie del agua. Usted conoce esa sensación cuando está nadando y algo roza su pierna - se asusta muchísimo si no sabe qué es. Es el miedo a lo desconocido." Jack Arnold.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Drudkh ‎- Пісні Скорботи І Самітності.



Artista: Drudkh.

Álbum: Пісні Скорботи І Самітності.

Género: Folk.

Tracklist:

1.- Захід Сонця В Карпатах
2.- Сльози Богів
3.- Стародавній Танець
4.- Чумацький Шлях
5.- Чому Буває Сумне Сонце
6.- Журавлі Ніколи Не Повернуться Сюди
7.- Сивий Степ

jueves, 14 de diciembre de 2017

Los Ejércitos Verdes.

El término Ejércitos Verdes (ruso: Зелёная Армия) o Verdes (ruso: Зелёные) es la denominación genérica dada a grupos de campesinos armados que enfrentaron a todos los bandos gubernamentales involucrados en la Guerra Civil Rusa.

Religión y Reparto Agrícola.

Los verdes eran impulsados por el ideal del «reparto negro» de los eseristas, «un reparto de todas las tierras en función del número de bocas que había que alimentar en cada familia», no por la nacionalización y colectivización de las tierras de los bolcheviques.

El historiador y escritor ruso, Aleksandr Solženicyn (1918-2008), comparó estos movimientos con la rebelión de la Vandea durante la Revolución Francesa en la inauguración de un monumento en Les Lucs-sur-Boulogne, el 25 de septiembre de 1993, en especial por la defensa de la fe cristiana que protagonizaron los campesinos rebeldes en ambos casos. Y por lo mismo, con similitudes a otras rebeliones de campesinos cristianos mal armados contra regímenes revolucionarios que perseguían su fe y modo de vida, como la Guerra de los Cristeros o la Primera Guerra Carlista.

Rechazo de los Blancos.

Los verdes siempre fueron hostiles a los blancos, por eso sus sublevaciones contra los rojos sólo se hicieron masivas tras asegurarse la derrota de los blancos. Muchos oficiales blancos perdieron todo lo que tenían o podían heredar en la revolución campesina de 1917. Buscaban venganza contra todo símbolo de cambio y echar el tiempo para atrás. Nunca reconocerían las nuevas realidades nacionales ni la revolución agraria.

Cooperaciones con Otros Grupos.

Los verdes colaboraron varias veces con otros grupos de oposición, como anarquistas y eseristas, en un esfuerzo más estratégico que ideológico contra los rojos. Desertores blancos se unieron a su causa y llegaron a liderar bandas de campesinos, lo que sirvió de pretexto para los bolcheviques para exagerar las relaciones entre ambos elementos. Más propensos a seguir la retórica agresiva y promesas de violentas venganzas, los campesinos tendían a rechazar a líderes con objetivos puramente políticos o más moderados, es decir, cercanos al Gobierno Provisional Ruso de 1917. «Ellos prefieren librar una lucha desesperada y solitaria por su cuenta para ayudar a los opresores del pasado [los blancos] a vencer a los opresores del presente [los rojos]».

Guerras Campesinas.

Las revueltas variaban mucho entre sí, sin embargo, los soviéticos tendían a clasificarlas en dos categorías principales: bunt o revuelta puntual, breve y de pocos participantes; y vostante o insurrección de miles de campesinos, capaces de conquistar ciudades y darse un programa político coherente de tipo social-revolucionario, como en Tambov, o anarquista, como los ejércitos campesinos de Makhno.

Entre los movimientos iniciales estarían la Rebelión de Livny, fácilmente sofocada durante agosto de 1918. También se incluye al levantamiento de Izhevsk–Vótkinsk de ese año y la que se considera la primera verdadera, la Rebelión Chapan, que estalló a orillas del Volga, en los distritos de Karsun, Syzran, Sengilei y Stávropol en 1919.

Se debe mencionar que los cosacos de Kubán y del Donn y las tribus del Cáucaso se alzaron en 1920, formando sus propias guerrillas campesinas. Estas últimas llegaron a sumar más de 30.000 rebeldes en armas.​ Estas se mantuvieron muy activas hasta el verano del año siguiente, cuando serán definitivamente vencidas, aunque pequeñas partidas verdes en Kubán, el Don y Siberia Occidental siguieron activas hasta 1923. Posteriormente, en 1924, se produciría una última sublevación del campo georgiano. Fue reprimida rápida y duramente.

Atamanes Ucranianos.

El Ота́ман Зелений u Otaman Zelený, «Atamán Verde» en ucraniano, Danilo Ilkovich Terpilo (1886-1919), encabezó un alzamiento campesino nacionalista ucraniano caracterizado por sus pogromos. Llegó a controlar los campos de la provincia de Kiev, pero no las grandes ciudades, y disponer de 20.000 seguidores armados.

Otro movimiento verde fue la breve rebelión de Nikífor Aleksándrovich Grigóriev (1885-1919), atamán de Jersón, y Yuri Tuytyunnik (1891-1930). Grigóriev era un caudillo oportunista que sabía cambiar de bando cuando le convenía.

Rebeliones Siberianas.

El almirante Kolchak cometió el error fatal de ganarse la animadversión de los campesinos deseosos de una reforma agrícola restableciendo los derechos de los terratenientes. El problema empeoró a principios de 1919. Kolchak recurrió al terror para aplacarles. Con su retaguardia debilitada por el desgaste de las guerrillas, el régimen blanco no pudo detener el avance bolchevique, que por otra parte, supo sumar a sus fuerzas a los partisanos locales por donde avanzaba.

A inicios de 1920 estallaba la «rebelión de las horcas», encabezada por el «ejército de las águilas negras» y que se extendió por los campos de Kazán, Simbirsk y Ufa. Nuevamente, la rápida reacción comunista permitió su aniquilamiento al mes siguiente.

Entre inicios de 1921 y fines de 1922 se produce la rebelión de Siberia Occidental, mayor sublevación verde, y tal vez la menos estudiada, tanto por el número de rebeldes como por su extensión geográfica.

Revolución Makhnovista.

Uno de los más conocidos y organizados de estos movimientos fue la Revolución makhnovista encabezada por los anarquistas ucranianos Nestor Makhno (1889-1934), Fedir Shchus (1893-1921) y Simon Nikítich Karetnik (1893-1920). Su movimiento sólo es comparable al ocurrido en Tambov por su magnitud y organización. En pocos años los partisanos makhnovistas combatieron contra alemanes y austrohúngaros, nacionalistas de Petliura, una intervención francesa en Berdiansk, blancos de Denikin y Wrangel y bolcheviques.

Rebelión de Tambov.

Sin embargo, el movimiento verde más conocido es la rebelión que estalló el 19 de agosto de 1920 en el pequeño pueblo de Khitrovo como rechazo a las requisas de alimentos en el óblast de Tambov y rápidamente se extendió a Penza, Sarátov y Vorónezh.145​ Esta fue vencida en junio de 1922 con la muerte de su caudillo, Aleksandr Antónov.

Alianza Verdinegra (Nestor Makhno-Nikífor Grigóriev)

Nikífor Grigóriev (cirílico: Никифор Григорьев) (Nychypir Servetnyk, 1885 - Sentovo, 27 de julio de 1919), también conocido como Atamán Grigóriev; Matvéi Grigóriev y Mykola Grigóriev), Atamán de Jersón, fue un militar ucraniano que comenzó su carrera en el Ejército Imperial Ruso. Participó en la Primera Guerra Mundial como capitán del Ejército de Cosacos, y fue condecorado por su valentía y audacia en el combate con la Cruz de San Jorge.

En 1917 tomó partido por la Revolución rusa, alistándose en el Ejército Verde de los nacionalistas ucranianos, defendiendo a la Rada suprema de Kiev, que aglutinó a mencheviques, burgueses y aristócratas; bajo una dirección socialista. Fue nombrado coronel. En abril de 1918 apoyó al gobierno de la Rada, liderado por el ultra-conservador y prozarista, Atamán Pavló Skoropadski, después de un golpe de Estado, y mantuvo su cargo de Coronel del Ejército Verde.

En noviembre de 1918 se alineó junto a la revuelta que contra el gobierno de Skoropadski promovió el nacionalista burgués Symon Petlura. En febrero de 1919, bajo bandera roja, atacó con sus regimientos al Ejército Verde, debido a la alianza que los nacionalistas ucranianos de la Rada habían establecido con el Movimiento Blanco y sus aliados griegos, polacos, británicos y franceses. El Ejército Rojo nombró a Grigóriev Comandante en Jefe de la Sexta División Soviética de Ucrania.

Los ejércitos de Grigóriev se expandían al oeste de la región de Jersón, de donde era Atamán, y fueron los encargados de tomar la ciudad portuaria de Odesa en abril de 1919, bajo bandera roja. En mayo de 1919 desertó del Ejército Rojo, debido a los ultrajes y saqueos “legales”, a los cuales fueron sometidos los campesinos de la zona que apoyaban su causa y aprovisionaban a su ejército. Lanzó una ofensiva contra Yelizavetgrad (luego Kirovogrado) y conquistó la ciudad.

Posteriormente expulsó a los bolcheviques de la provincia de Cherkasi, a las puertas de Kiev, donde continuó su lucha contra los ejércitos rojo y blanco. A partir de junio de 1919, a pocos kilómetros de Kiev, fue continuamente atacado por las tropas del Ejército Rojo, a cargo de Dybenko y por las tropas del Movimiento Blanco, al mando de Denikin. Grigóriev sufrió una serie de derrotas y se vio obligado a huir con sus ejércitos hacia las tierras controladas por el Ejército Negro.

El 25 de junio de 1919 se firmó una alianza entre el Ejército Negro y las tropas de Grigóriev. El Atamán Grigóriev fue nombrado Comandante en Jefe del ejército (máxima autoridad militar), si bien este cargo era honorífico, ya que la autonomía de los ejércitos anarquistas era total. El principal conflicto político que existía entre Grigóriev y Makhno, aparte del concepto nacional del territorio que habitaban (porque Makhno incluía a miembros de todas las nacionalidades de la región: ucranianos, griegos rusos o judíos, mientras que Grigóriev solo a ucranianos), era el marcado anti-judaísmo del primero, que chocaba con la voluntad de Makhno de integrar a los judíos.

El 27 de junio de 1919, Grigóriev se presentó en un Congreso anarquista al que asistían los representantes más insignes del Ejército Negro. No salió vivo de allí, asesinado por los makhnovistas después de un combate a quemarropa en el que cayeron junto con él los miembros de su guardia personal. La versión soviética cuenta que los bolcheviques informaron a Makhno de la existencia de una carta en la que Grigóriev ofrecía una alianza con Petliura, razón por la cual Makhno ordenó matarlo. La versión anarquista cuenta que Grigóriev lanzó un discurso reaccionario en el Congreso, que fue magistralmente contestado por Makhno. A falta de palabras para replicar al líder anarquista, Grigóriev desenfundó sus armas y los anarquistas acabaron con él.

Nestor Makhno, quien ordenó matarlo, dijo al respecto que Grigóriev carecía de idea social, y que se trataba simplemente de un ladrón, saqueador y guerrero incansable. Según los campesinos que alguna vez fueron atacados por las tropas de Grigóriev, además de los ultrajes y los abusos, era normal el exterminio de los judíos. Por ello Grigóriev debía demostrar que las acusaciones que pesaban sobre él eran falsas, para que la alianza fuera un hecho.

Existían pruebas formales (obtenidas por los makhnovistas de las comisarías y cuarteles generales de las villas que conquistaban), que delataban las actividades de Grigóriev en progromos anti-judíos ordenados por la Rada suprema, así como su ferocidad tanto contra militares como contra civiles.

Grigóriev firmó la alianza con el Ejército Negro, y según Makhno fue ejecutado por progromista cuando, al cabo de tres semanas, seguía sin haber cumplido con la cláusula de contradecir las evidencias que le acusaban como culpable.

Las tropas del difunto Grigóriev quedaron bajo el mando de Makhno, pero debido a la libertad de decisión que regía en el Ejército Negro, una buena parte abandonó sus filas para organizarse en la defensa de la Rada de Symon Petlura. Los makhnovistas siempre mantuvieron que los nacionalistas de Grigóriev que abandonaron sus filas, lo hicieron por el profundo anti-judaísmo que su líder les inculcó.

Nota: Cabe recalcar que, pese a las discrepancias entre Nestor Makhno-Nikífor Grigóriev, cristianos del Movimiento Verde eran admitidos en el Ejército Negro.

Respuesta Bolchevique.

El gobierno bolchevique trató de construir una imagen anti-revolucionaria y anti-comunista respecto de los ejércitos verdes. Sus funcionarios anunciaban a los lugareños que los verdes no eran más que aliados de los blancos, a pesar de la actitud generalmente hostil entre ambos bandos; así como exageraban la influencia kulak en esos ejércitos, que existía indudablemente, pero difícilmente era la fuerza impulsora del movimiento.

Estas sublevaciones masivas, que hicieron temblar el poder soviético en Ucrania Oriental, Tambov y Siberia en 1919-1921, involucraron más de cien mil guerrilleros y a millones de campesinos que les daban apoyo. En palabras de Vladímir Lenin (1870-1924) fue una gran «crisis política interna», la primera de la historia soviética. Según el historiador Figes, estas rebeliones eran «lejos más peligrosas que todos los Denikin, Yudénich y Kolchak juntos».

En opinión de los anarquistas: «El rasgo psicológico saliente del bolchevismo es la afirmación de su voluntad por medio de la represión de la voluntad de los demás; la anulación de toda individualidad hasta convertirla en un objeto inanimado».Muchos funcionarios comunistas locales veían que las órdenes de requisar materían de hambre a su propia gente, pero «El buen camarada hacía lo que se le decía; le satisfacía dejar todo el pensamiento crítico al Comité Central». Esa era la disciplina que pregonaba el Partido. Irónicamente, muchos oficiales bolcheviques eran hijos de campesinos educados en escuelas militares zaristas. Con sus mentes abiertas al salir del estrecho mundo rural, rechazaban la mentalidad de sus padres y abuelos y no dudaban en reprimir a su propia gente.

La resistencia de los cosacos llevaría a una feroz campaña de «descosaquización»,​ Raskazáchivaniye (ruso: Расказачивание), a partir de 1919-1920,176​ en la que fueron reprimidos con la clara intención de eliminarlos «como grupo social» -el primero de muchos en la historia soviética-.​ Los hombres eran fusilados, las mujeres y niños deportados, sus viviendas quemadas y sus tierras repobladas con colonos no cosacos. Durante los gobiernos de Lenin y Stalin, para desarrollar económicamente territorios y castigar a pueblos potencialmente separatistas, numerosas comunidades serán castigadas con hambre, deportadas y reemplazadas por colonos rusos. De ahí que la resistencia y genocidio de los cosacos fueran denominados por los propios dirigentes bolcheviques como la «Vendée soviética».​ Lenin admitía estar imitando las tácticas ideadas por François Babeuf (1760-1797), inventor del comunismo moderno, quien planificó el populicide, «populicidio», de la Vandea,181​ encontrándose su clímax en las colonnes infernales, «columnas infernales», que asesinaron a decenas de miles de civiles desarmados en pocos meses. Claramente, los bolcheviques estaban inspirados por la represión revolucionaria francesa, aunque sin duda alguna la superaron.

"A diferencia del terror de la Revolución francesa, que salvo en la Vendée apenas alcanzó a una pequeña capa de la población, durante el mandato de Lenin el terror afectó a todas las capas de la población: nobleza, alta burguesía, militares y policías, pero también a los demócratas constitucionales, a mencheviques, socialistas-revolucionarios, así como a la masa del pueblo, obreros y campesinos. Los intelectuales sufrieron un maltrato especial (...)"

El Terror Rojo fue mucho más sistemático, extendido y efectivo que el blanco. Cualquier oposición, real o potencial, era reprimida sin misericordia, marcando la pauta de las futuras guerras civiles del siglo XX. La población de las cárceles de las Chekas eran «una versión reducida de la propia sociedad», incluían todo tipo de personas y no había familia que no hubiera sufrido el arresto o desaparición de algún miembro. El terror contra los obreros había comenzado en 1918 y alcanzado su clímax en 1921, al someter Kronstadt; algo ocultado por la historiografía afín. Según varios de los dirigentes bolcheviques, el terror comenzado por Lenin era la consecuencia natural de la toma violenta del poder y su rechazo por la democracia. Los únicos aliados de los bolcheviques fueron los eseristas de izquierda, aunque sólo al inicio porque después también a ellos los reprimieron. Según los anarquistas ambos buscaban subyugar al pueblo a través del Estado, la «democracia socialista».

Lenin también ordenó purgar al propio Partido para deshacerse de elementos potencialmente desleales o inútiles. En paralelo se vivía un crecimiento exorbitante del Partido, distanciando a las bases de sus dirigentes. La primera purga sucedió en el verano de 1918, la segunda en la primavera de 1919 y la tercera en el verano de 1920, centrándose en los camaradas de origen campesino o no rusos. El Partido no inspiraba lealtad y la gente lo abandonaba en oleadas voluntariamente.

Fuente: Wikipedia.com y Esacademic.com


Bandera de la Alianza Verdinegra (Nestor Makhno-Nikífor Grigóriev)

jueves, 7 de diciembre de 2017

S.T.A.L.K.E.R. - Monolith's Whisper.



Sinopsis: S.T.A.L.K.E.R. - Monolith Whisper es una historia basada en el juego S.T.A.L.K.E.R. Shadow Of Chernobyl de GSC Game World (Made in Ucrania). Se trata de un exiliado durante el desastre (Alexey – Gabriel Zang), que vuelve a la zona de exclusión para encontrar a su hermano. Entrando a esta zona como novato, deberá experimentar todo lo desconocido de la mano de su compañero Seeker (Ernesto Abrines), logrando así acercarse cada vez mas al rastro de su hermano. 

Mediante tiroteos, cambios de trama, y un guion bastante impredecible, Alexey busca todas las formas posibles de llegar a su hermano, desde negociaciones con mercenarios, hasta por momentos adentrarse solo en lugares inhópitos y muy peligrosos, incluso con la descabellada idea de llegar al Monolito para que lo ayude a reencontrarse con su hermano.

martes, 28 de noviembre de 2017

Ruanda en su Laberinto; ¿Sumida en la Trampa de Paul Kagame?

El 4 de Agosto de 2017 se realizaron las elecciones en Ruanda en las que el actual presidente, Paul Kagame, aspiraba a su tercer período presidencial formal. No hubo sorpresas. El ex-militar tutsi logró renovar su condición de primer mandatario hasta el 2024, en el país de África Oriental que en 1994 fue escenario de un baño de sangre, capaz de catapultar al poder a Kagame, quien lo ha ejercido con Washignton como su patrocinante. ¿Cuáles son los mitos que rodean a Ruanda y a la figura de Kagame?

A primera vista, Ruanda cuenta con un presidente extraordinario. ¡Claro! No en vano, ha sido reelegido para su tercer mandato, luego de obtener casi el 98% de los votos favorables, frente a sus contrincantes: el candidato de oposición Frank Habineza, del Partido Verde Democrático de Ruanda (DGPR) y el independiente, Philippe Mpayimana. De esta manera, Kagame ha sumado la voluntad de 5,4 millones de personas para el Frente Patriótico Ruandés (FPR), con la participación de un 97% de los 6,9 millones de electores que estaban convocados a las urnas.

En el año 2003, cuando se celebraron las primeras elecciones presidenciales en Ruanda, después del genocidio, Paul Kagame, inició su racha de triunfos al obtener el 95,05%, de los casi 4 millones de electores convocados. Sus rivales, Faustin Twagiramungu, logró un 3,62% de los votos y el tercer aspirante, Nepomuscene Nayinzira, un 1,33%. Acto seguido, en el año 2010, Kagame salió victorioso en los comicios con el 93% de los votos. Cinco años después, el 98% del pueblo ruandés lo apoyó en un referéndum para modificar la Constitución y así, logró derrumbar el obstáculo de dos mandatos presidenciales: Kagame tiene la posibilidad de gobernar hasta el año 2034. ¡Kagame invictus! Un momento...si nos detenemos a profundizar en la realidad de este país de África ecuatorial, más allá de sus rascacielos y los cantos de sirena de desarrollo: ¿cuáles han sido los caminos de Ruanda?

Ruanda en Retrospectiva.

A finales del siglo XIX, "La Tierra de las Mil Colinas" fue colonizada por los alemanes y pasó a formar parte de la colonia del África Oriental Alemana. Cuando en la I Guerra Mundial los alemanes fueron derrotados, el entonces territorio de Ruanda-Urundi quedó en manos de la administración belga, bajo el mandado de la Liga de las Naciones. La periodista estadounidense Ann Garrison, en su artículo "Ruanda; La Dinastía Clinton y el Caso del Doctor Léopold Munyakazi", explica que antes de esta colonización: "los tutsis eran una clase dirigente feudal y ganadera, los hutu eran una clase campesina servil. Los colonos belgas reificaron esta división mediante la emisión de tarjetas de identificación que etiquetaron a ruandeses y burundeses como hutus, tutsis o twas [el 1% de la población]."

Los tutsis solicitaron su autonomía y luego su independencia que fue concedida en 1962, con una condición: el gobierno debía ser electo de forma democrática por toda la población. Así, la hegemonía política de los tutsis migró a los hutus, grupo mayoritario.

En 1973, el general Juvenal Habyarimana irrumpe en el escenario ruandés con un golpe de estado. Bajo su mandato, Ruanda alcanzó estabilidad política hasta 1990. Justo ese año, el Frente Patriótico Ruandés, conformado en su mayoría por tutsis, emprendió una invasión desde Uganda. ¿Quién lideraba esta ofensiva? Nada más y nada menos que Paul Kagame. El ataque no tuvo éxito y se logró un acuerdo final de paz en el año 1993. ¿Realmente fracasó? Volveremos sobre este punto.

Para no hacer este relato demasiado extenso, llegamos a 1994, cuando se produjo la matanza entre hutus y tutsis. Ante esta situación, el Frente Patriótico Ruandés (FPR) inició una nueva invasión, al tiempo que se producía el desplazamiento masivo de la población a los países vecinos de la República Democrática del Congo y Tanzania.

Después del genocidio, el Frente Patriótico Ruandés (FPR) nombró al hutu Pasteur Bizimungu como presidente de Ruanda, un cargo que ocupó desde el 9 de julio de 1994 hasta el 23 de marzo del año 2000. Por su parte, Paul Kagame fue designado vicepresidente, mientras que Faustin Twagiramungu se convirtió en primer ministro hasta agosto de 1995, cuando fue sustituido y Kagame se mantuvo como segundo al mando en el país africano. En marzo del 2000, Bizimungu pasó a ser el Primer ministro y Kagame el presidente.

Ruanda, que fue objeto del colonialismo y la ocupación, invadió en octubre de 1996 a la República Democrática del Congo -antiguo Zaire-, alegando la intención de detener los ataques de las filas de exiliados hutus. Esta operación de la mano de la Alianza de Fuerzas Democráticas para la Liberación, desató la Primera Guerra del Congo que produjo el derrocamiento de Mobutu Sese Seko. En agosto de 1998, se produjeron enfrentamientos con las tropas ruandesas, a las que se unieron efectivos de Uganda: iniciaba la Segunda Guerra del Congo o La Gran Guerra de África. Detrás de esta maniobra se escondía el propósito de apoderarse de los minerales del país, entre ellos: cobre, cobalto, uranio, diamantes, estaño, manganeso, plomo, zinc y principalmente el coltán.

Detrás del Exterminio Tutsi: ¿Lucha de Clases o Mito de la Historia Oficial?

El relato histórico oficial que se ha difundido al mundo, cuenta que los extremistas hutus masacraron a los tutsis en 100 días. ¿Cuándo inició el genocidio? El derribo de un avión Dassault Falcon 50, el 6 de Febrero de 1994, se marca como el punto de partida de la masacre. A bordo de esta aeronave iban el presidente ruandés, Juvenal Habyarimana y el primer mandatario burundés, Cyprien Ntaryamira. A partir de ese día la violencia entre hutus y tutsis no se hizo esperar. Juvenal Habyarimana fue un hutu moderado que logró un apoyo nada despreciable de hutus y tutsis. Este político y militar ruandés se convirtió en presidente el 1 de Agosto de 1973. Eso dice la narrativa oficial.

¿Alguna vez ha visto la película Hotel Ruanda? En este film, se cuentan los hechos vividos por Paul Rusesabagina, como gerente de un hotel, durante la guerra civil. Sin embargo, Rusesabagina -el de la vida real- en una entrevista titulada "Invocando Ruanda para Atacar a Siria" denuncia lo siguiente: "Ahora la mayor parte del mundo cree que el genocidio desapareció el 4 de Julio de 1994, porque el Frente Patriótico Ruandés, los vencedores de la Guerra Civil ruandesa, nos dice que desapareció ese día, pero eso no es cierto. Los homicidios, las masacres, los crímenes contra la humanidad y los crímenes de guerra se repetían, no sólo en Ruanda, sino también en el Congo."

Rusesabagina denuncia en esta entrevista un hecho conocido pero poco recordado: "detrás de cada dictadura en África y en los países en desarrollo, siempre hay una superpotencia occidental que está manipulando lo que está sucediendo en el terreno." Al considerar esta premisa, se entiende que la guerra civil ruandesa inició en 1990, cuando Paul Kagame, al Frente Patriótico Ruandés, invadió a Ruanda desde Uganda, con apoyo inglés. En ese tiempo, Francia de forma velada, respaldaba al gobierno hutu de Juvenal Habyarimana. ¿Cuál era el propósito estratégico de esta invasión? Se buscaba que Ruanda entrara en el Congo: "La guerra civil ruandesa que terminó en el genocidio era una clase de guerra económica para la abundancia del Congo del este", sostiene Rusesabagina.

El economista y escritor canadiense, Michel Chossudoscsky, coincide con esta versión de los hechos e incorpora a un importante agente. En su artículo "Estados Unidos estuvo detrás del Genocidio Ruandés", Chossudoscsky indica que: "La guerra civil en Ruanda fue una lucha brutal por el poder político entre el gobierno de Habyarimana, liderado por los hutu, apoyado por Francia y el Frente Patriótico Ruandés (FPR) tutsi, respaldado financieramente y militarmente por Washington. Las rivalidades étnicas fueron utilizadas deliberadamente en la búsqueda de objetivos geopolíticos. Tanto la CIA como la inteligencia francesa estuvieron involucradas".

Chossudoscsky realizó, junto al economista belga Pierre Galand, una investigación en los archivos del gobierno, las cuentas y la correspondencia del gobierno ruandés. Los hallazgos permitieron confirmar que gran parte de la compra de armas había sido negociada fuera del marco de los acuerdos gubernamentales de ayuda militar, mediante varios intermediarios y comerciantes de armas privados: "Estas transacciones -consideradas como gastos gubernamentales de buena fe- habían sido, no obstante, incluidas en el presupuesto del Estado, que estaba bajo la supervisión del Banco Mundial. Se habían importado grandes cantidades de machetes y otros artículos utilizados en las masacres étnicas de 1994, clasificadas como "mercancías civiles", a través de canales comerciales regulares."

¿La comunidad internacional estaba consciente de lo que podía ocurrir en Ruanda? Chossudoscsky responde de forma afirmativa a esa pregunta: "cuatro meses antes del genocidio, la CIA había advertido al Departamento de Estado de Estados Unidos en un informe confidencial que los Acuerdos de Arusha fallarían y que si las hostilidades se reanudaban, más de medio millón de personas morirían." El economista canadiense también puntualiza que las Naciones Unidas mantuvo en secreto esta novedad: "no fue sino hasta que el genocidio se terminó que la información fue pasada al general de división Dallaire [que estaba a cargo de las fuerzas de la ONU en Ruanda]".

Sumemos más leña al fuego. Si revisamos los señalamientos del periodista canadiense, Guillaume Kress, en su texto ¿Quién estuvo detrás del Genocidio Ruandés? Desmantelar el mito "hutu extremista" refiere la importancia de los informes Hourigan, Bruguière y Trévidic, que reciben los nombres de los jueces que se dedicaron a la revisión de la narrativa oficial mediante una investigación del papel de Kagame en el derribo del avión Falcon 50, donde murieron los presidentes de Ruanda y Burundi.

En 1997, por solicitud de la ONU, el abogado australiano Michael Hourigan inició su pesquisa y encontró que el asesinato de los mandatarios fue probablemente patrocinado por Paul Kagame y su FPR. Además, descubrió que el FPR recibió ayuda de un país extranjero. ¿Qué ocurrió después? El entonces fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, Louise Arbour, suprimió la evidencia.

El investigador Kress reseña que "el Consejo de Seguridad de la ONU negó la existencia del informe Hourigan hasta que Christopher Black, un abogado canadiense, lo publicó en marzo del 2000." Más tarde, el informe de Jean Louis Bruguière, que contó con testimonios clasificados de funcionarios del FPR se confirmaron las conclusiones de Hourigan y en función a esto, en 2006 se solicitó órdenes de arresto internacional contra grupo de líderes rebeldes del FPR. El TPIR no emprendió una investigación oficial sobre el asesinato.

Los jueces franceses Marc Trévidic y Nathalie Poux presentaron en 2012 un informe que "el avión fue abatido por un misil portátil SA-16, de fabricación soviética." ¿Qué nos aporta este dato? En 1994 el gobierno ugandés -quien proveía de armamento al FPR- recibía su armamento de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. No olvidemos que Kagame invadió Ruanda en 1990 desde Uganda. No hay casualidades...

El juez Trévidic no desestimó las órdenes de arresto del juez Bruguière y las mantuvo activas. Contrario a los reseñado por los medios de comunicación, no han quedado exculpados los colaboradores de Kagame. Trévidic, en noviembre de 2013 se negó a desestimar el caso.

Con sus hallazgos, Hourigan y Bruguière lograron señalar la complicidad del FPR en el asesinato del presidente Habyarimana: "Sus informes allanaron el camino para una tendencia revisionista en la erudición histórica del genocidio proporcionando una nueva generación de historiadores con la evidencia necesaria para reexaminar críticamente la visión engañosa de Kagame del extremista hutu", concluye en periodista Kress.

¿Milagro o Espejismo Económico?

Paul Kagame se jacta de haber convertido a Ruanda en el Singapur de África. Ahora, ¿qué hay de cierto en esta afirmación? David Himbara, quien fuera secretario privado principal del presidente durante dos años y jefe de estrategia y política, durante cuatro años, duda de esta condición en una entrevista publicada por el diario San Francisco Bay View: "Ruanda sigue siendo el país más pobre de África oriental, a excepción de Burundi. Su ingreso per cápita es de $ 697.3 frente a Kenia de $ 1,376.7; Uganda, 705 dólares; y Tanzania $ 879. Burundi es más pobre que Ruanda con per cápita de $ 277. Ruanda recibe $ 1 mil millones al año en ayuda extranjera, que es la mitad de su presupuesto anual de $ 2 mil millones. Esto no es un éxito espectacular."

Himbara revela que Kagame manipula estadísticas para "exagerar" el funcionamiento económico y social de Ruanda: "dice que Ruanda ha logrado la cobertura universal de atención médica, pero hay menos de 700 médicos en Rwanda y hay 12 millones de personas."

Si retrocedemos en el tiempo, es posible identificar elementos dignos de consideración. Una sección de la Misión de información parlamentaria sobre Ruanda de la Asamblea Nacional francesa, citada por Kress, advierte: "Durante la década de 1970, de hecho, Ruanda estaba en buena salud financiera y económicamente. Este período se caracterizó por altas tasas de crecimiento económico (5% en promedio), estabilidad financiera y una débil tasa de inflación. Esta situación se debió a los altos precios del café y a una gestión política muy prudente. En esta Ruanda, ampliamente considerada la "Suiza de África", hubo una fuerte ilusión de progreso socioeconómico entre 1976 y 1983."

No obstante, el éxito de Habyarimana comenzó a desmoronarse a mediados de los años ochenta, producto de una crisis agrícola, que devino en una crisis financiera y política. En los albores de las tensiones en 1990, Ruanda se hizo dependiente de la ayuda extranjera. ¿Cómo? A este pequeño país africano se le impuso nada más y nada menos que: ¡su propio paquete neoliberal!

La caída del sector minero, de la mano de la disminución de los precios del café generó una grave situación económica. Además, Kress manifiesta que: "El debilitamiento del aparato administrativo estatal afectó gravemente a casi todos los grupos sociales al activar el resurgimiento del odio étnico, facilitado por la invasión del FPR." Los programas de ajuste estructural (PAE) aplicados a Ruanda por cortesía del Fondo Monetario Internacional (FMI) consistieron en la puesta en marcha de austeridad en el gasto público, una medida que fracasó por el aumento del desembolso militar. Otros elementos que incidieron en esta crisis fue la amenaza del SIDA, el derrumbe de la educación y el incremento de la desnutrición infantil.

Los tutsis, líderes del gobierno del FPR no exigieron la cancelación de las deudas contraídas por Ruanda: restablecieron el patrón del período comprendido entre 1990 y 1994. El economista canadiense Chossudoscsky afirma que: "Los préstamos para el desarrollo concedidos desde 1995 no se utilizaron para financiar el desarrollo económico y social del país. El dinero del exterior había sido desviado otra vez en el financiamiento de una acumulación militar, esta vez del ejército patriótico ruandés (RPA). Y esta acumulación de la RPA se produjo en el período inmediatamente anterior al estallido de la guerra civil en el ex-Zaire." ¿Puntadas sin hilo por parte del imperialismo estadounidense? Jamás...

El Amigo Ruandés del Sionismo.

El pasado 9 de Julio de 2017, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, llegó a Israel para reforzar su alianza con sionismo.  El primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente Reuven Rivli lo recibieron. De acuerdo a señalamientos de la periodista Ann Garrison, quien cita a The Jerusalem Post, se sugiere que el recibimiento de Kagame está relacionado con el puesto de Ruanda en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Estas fueron las palabras del presidente Rivli: "Ruanda va a ser ahora miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este es un cuerpo que siempre está contra Israel, por desgracia. Así que damos la bienvenida a todos aquellos, todos aquellos que están preparados para hablar por nosotros. Y agradecemos mucho su apoyo". Tanto ha sido el agradecimiento y la "amistad" al presidente ruandés que en marzo de 2017, Kagame fue el único mandatario africano en hablar en la conferencia anual del Comité de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC) y en mayo, fue galardonado con el premio Dr. Miriam y Sheldon G. Adelson, durante un evento en Nueva York.

¿Cuándo inició la alianza con Israel? En 1995, Kigali, la capital de Ruanda, fue escenario de la Convención de las Naciones Unidas sobre Genocidio, después de la Segunda Guerra Mundial y el Holocuasto. Robin Philpot, autor del libro "Rwanda And The New Scramble For Africa, From Tragedy To Useful Imperial Fiction", en una entrevista titulada "El querido Africano de Israel" concedida a la ya citada periodista independiente, Ann Garrison, concluye que en este encuentro se selló la alianza entre Israel y Ruanda. Philpot advierte que "cuando se mira la relación anterior entre Israel y Ruanda -y entre Israel y Uganda- es obvio que la invasión del Congo se coordinó con Israel, que, como Estados Unidos, quería una posición estratégica en el corazón de África negra." Todos los caminos -e indicios- nos conducen al Congo y Ruanda fue el atajo del poder hegemónico para alcanzar este objetivo.

Paul Kagame: ¿Salvador o Carcelero?

Paul Kagame ha sido catapultado como un demócrata luchador por la libertad y el único que fue capaz de detener el genocidio en Ruanda. Un hombre que pacificó a su país. Este ex-militar ruandés fue entrenado en el comando del Ejército de los Estados Unidos y la Escuela Mayor en Fort Leavenworth, Kansas.

El ascenso al poder de Kagame responde a los intereses económicos y geopolíticos extranjeros. Esto podría explicar el silencio de la comunidad internacional ante lo que Ruanda ha hecho en la República Democrática del Congo. En 2002 este país expoliado presentó las acusaciones contra Ruanda ante el Tribunal Internacional de Justicia, por agresión armada, masacre en masa, violación, saqueos, detenciones arbitrarias y saqueos. No procedió. Aquí no hay sanciones económicas, ni intervención militar, sin importar cuántas vidas humanas se cobre la guerra impuesta desde Occidente. Kagame sabe lo que le gusta al poder hegemónico y mientras les sea útil a sus deseos, no habrá denuncie que pese en su contra. Se suman 7 años más de Kagame en el gobierno y con ello, Ruanda dista de salir del laberinto al que ha sido confinada.

Por Nelcy González Patiño.


De cara a un análisis riguroso de las cifras de muertos hay que analizar los datos reales de la población, y haciendo esto se ve que en el censo del año 1991 el 91% de los ruandeses eran hutus, solo un 8,4% eran tutsis, y el resto de otras etnias, como los Twa y otros grupos. Si la población era en Ruanda de 7.099.844, entonces tenemos 596.386 tutsis y 6.467.958 de hutus, por lo que atendiendo a estas cifras y a los informes de los investigadores la cifra de 800.000 tutsis asesinados es realmente falsa, es más, en realidad la mayoría de los asesinados fueron hutus. Los catedráticos estadounidenses Christian Davenport y Allan Stam, que fueron encargados por el TPIR para documentar los crímenes cometidos en Ruanda en 1994, indicaron que:

A) La mayoría de las víctimas eran hutus, no tutsis.

B) Las masacres en las zonas controladas por las FAR [Fuerzas Armadas Ruandesas] parecían aumentar a medida que el [FPR] penetraba en el país y anexaba más territorios.

C) Cuando [el FPR, el ejército de Kagame] avanzaba, las masacres aumentaban. Cuando se detenía, las masacres en masa disminuían considerablemente.

martes, 14 de noviembre de 2017

Erik Satie - Gymnopedies Et Gnossiennes.



Artista: Erik Satie.

Álbum: Gymnopedies Et Gnossiennes.

Género: Classical.

Citas sobre Erik Satie: "Dulce músico medieval extraviado en este Siglo." Claude Debussy - "Su inteligencia aviesa me gustó al instante." Igor Stravinski (Ortodoxo) - "Satie ha enseñado a nuestra época la mayor audacia: ser sencillo." Jean Cocteau.

Erik Satie es una de las figuras de más relieve de la escuela francesa, y una de las más controvertidas y excéntricas. En 1888 compone una de sus obras más populares: Gymnopédies para piano, de la cual Debussy hizo la orquestación. En esta época, Satie  fundó la «Eglise Métropolitaine d’Art de Jésus Conducteur» (Iglesia Metropolitana de Arte de Cristo el Guía), siendo él su único miembro, con el cargo de «Parcier et Maître de Chapelle» comenzó la composición de una Grande Messe, después conocida como la Messe des Pauvres), y escribió un caudal de cartas, artículos y panfletos mostrando su convicción en temas religiosos y artísticos.